Neuf leçons de sociologie

Michel Wieviorka:
Neuf leçons de sociologie

Review by: Antonio Álvarez Benavides

descargar-pdf Download PDF

Review:

Nos encontramos ante el último libro publicado en español por Michel Wieviorka, que antes fue publicado en Francia bajo el título de Neuf Leçons de Sociologie. Este autor francés se encuentra entre los científicos sociales más reputados a nivel global, siendo en la actualidad presidente de la Fondation de la Maison des Sciences de l’Homme, catedrático de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París y antiguo presidente de la Asociación Internacional de Sociología. Todo ello unido a que el libro es además prologado por Manuel Castells, hacen que resulte casi imprescindible su lectura por parte de cualquier científico social.

El libro parte de una realidad epistemológica que llevan observando los científicos sociales desde hace varios años, la crisis de la sociología, y por extensión de las ciencias sociales contemporáneas. Esta crisis se debe principalmente a la disolución de los paradigmas clásicos y de las instituciones sociales que surgieron en la modernidad y, por tanto, durante el nacimiento y desarrollo de la ciencias sociales. Precisamente este es el hilo conductor del libro, la crisis de las ciencias sociales,  que tanto el autor como el prologuista definen como mutación, es decir, que más que una decadencia de las ciencias sociales contemporáneas, nos encontramos ante la transformación de la sociología como ciencia. Michel Wieviorka ya abordó estas transformaciones en una obra colectiva titulada Les Sciences Sociales en Mutation, en la que reconocidos autores de distintos campos de las ciencias sociales analizaban las transformaciones más notables de sus ámbitos de investigación. En este caso es Michel Wieviorka el que analiza la mutación de las ciencias sociales revisando varios de los temas centrales que han definido su trabajo científico durante las últimas tres décadas, como el racismo, la violencia o la teoría del sujeto, pero también introduciéndose en alguno de los debates más relevantes de las ciencias sociales contemporáneas.

El libro se estructura en tres partes y a su vez cada parte se divide en tres capítulos. En la primera parte del libro encontramos el posicionamiento teórico del autor en torno a los debates epistemológicos de los científicos sociales contemporáneos. En la segunda parte nos situamos en el nivel de los actores sociales, en la transformación de los referentes subjetivos, de las identidades y de las grandes instituciones de la modernidad. Por último, en la tercera parte, Wieviorka analiza las implicaciones de las dos partes anteriores en el campo de trabajo por el que es más conocido: la violencia y el racismo.

Respecto al debate epistemológico de las ciencias sociales contemporáneas Wieviorka retoma la teoría del sujeto de Alain Touraine. Para Wieviorka una de las características principales del tiempo presente es la centralidad del sujeto, una centralidad que no es nueva pero que se configura como elemento fundamental para las ciencias sociales contemporáneas. Las grandes corrientes ideológicas de ordenación social dejan paso a los procesos de subjetivación, a través de los cuales los individuos se transforman en actores mediante la asociación de su libertad afirmada y de su experiencia vivida, asumida y reinterpretada. El sujeto es el esfuerzo de transformación de una situación vivida en acción libre (p.22). Es decir, que si las demandas de reconocimiento y de visibilización social se hacían antes a través de sistemas ideológicos de adscripción o de rechazo, que marcaban las pautas de la acción social, en la actualidad se han multiplicado los referentes y los actores acuden a lo personal y a lo subjetivo para identificarse y, al mismo tiempo, para construir lo socialmente deseable. Esta centralidad del sujeto se explica también a través de la transformación de los marcos de referencia clásicos. Así entramos en el segundo capítulo, el pensamiento global. La globalización es una nueva categoría de análisis científico que sirve como marco de referencia para el florecimiento de nuevas formas de ser y de actuar. Las lógicas planetarias han multiplicado las informaciones, los conocimientos, las ideas, y por tanto, los referentes a través de los cuales los individuos se identifican de una manera individual y colectiva. Los procesos de subjetivación son una muestra de que en la actualidad los miembros de una comunidad se rigen más por lógicas de producción que por lógicas de reproducción, es decir, que la adscripción a un grupo no depende de la asunción monolítica de ciertas características identitarias, sino más bien de la producción personal de lo que significa e implica la filiación a un grupo social o a una comunidad. Todas estas transformaciones empujan a la necesidad de plantearse cuál es el papel de la sociología y de los científicos sociales, asunto que ocupa el tercer capítulo de esta primera parte. Según Wieviorka el científico social debe producir conocimiento a través de la experiencia, por lo que debe utilizar un método de investigación a través de distintas metodologías. Estas metodologías han variado a lo largo de la historia determinando la relación del investigador con el objeto investigado. Para Wieviorka el investigador debe profesionalizarse, es decir, trabajar como un científico y no como un intelectual. Esto se traduce en que el sociólogo tiene un compromiso social, que normalmente se ha vinculado con el ámbito político, pero que debe trasladarse a la esfera pública. En este sentido Wieviorka propone “la intervención sociológica”, creada por Alain Touraine, como el método de investigación social en el que el conocimiento se produce con los actores sociales, y que cumple con el compromiso científico y con el compromiso público del investigador social.

En la segunda parte del libro Michel Wieviorka analiza estas transformaciones en lo colectivo. En el primer capítulo aborda los movimientos sociales clásicos y contemporáneos. Según Wieviorka tanto el marxismo como el funcionalismo interpretaban los movimientos sociales como una acción social colectiva que se oponía a un adversario social, la acción social era instrumental pues se orientaba a la lucha por el control político. Sin embargo, existe otra forma de entender los movimientos sociales, desde el punto de vista del sujeto, afirmando que los actores sociales definen sus acciones y el significado de éstas, especialmente en situaciones de dominación (p. 92). El deseo de reconocimiento, que tiene una importante carga cultural, se ha configurado como el elemento articulador de los nuevos movimientos sociales inscritos en lógicas que sobrepasan el marco del Estado-nación y que, por tanto, difuminarían el adversario social contra el que, según las teorías de la acción instrumental, surgiría el movimiento social. Las demandas de reconocimiento de las diferencias regionales, culturales o étnicas, que son abordadas en el segundo capítulo, son centrales en estos movimientos sociales y cuestionan tanto el orden mundial, como el nacional y el global. El debate multiculturalista, que surge por las reivindicaciones de las minorías nacionales en Canadá, cobra un papel central en el ámbito del Estado-nación, pero también en el ámbito planetario, debido a la globalización de las demandas de reconocimiento y de diferencia. Todo ello es claramente observable en el fenómeno de las migraciones transnacionales.  Las migraciones transnacionales, las diásporas, el mestizaje, el nomadismo son procesos sociales que han transformado instituciones modernas como la nación, la historia o la identidad. En el tercer capítulo Wieviorka hace un repaso de cómo estas instituciones dejan de ser los marcos de referencia en los que los individuos se reconocían. La identidad colectiva se transforma en una elección personal, que además es contingente, por lo que la nación, que se caracterizaba por ser una entidad construida por un grupo social dominante, deja de ser la fuente principal de identificación de los individuos. De esta manera, la historia se vuelve reflexiva, se reinterpreta a partir de la memoria, es decir, a través de aquellos elementos subjetivos que conforman la historia de un colectivo y que generalmente no aparecen en las historiografías oficiales.

Por último, en la tercera parte del libro, el autor reflexiona sobre la utilidad de la herramienta analítica que constituye el sujeto, el pensamiento global, la transformación de las instituciones clásicas, etc. en relación con la violencia. Según Wieviorka no es posible tratar la violencia sin hacer intervenir, y de diversas formas, las ideas del sujeto o de la subjetividad (p. 171). Existen tres perspectivas clásicas de análisis de la violencia, una que la relaciona con una  conducta de crisis, otra que insiste en su carácter instrumental y racional, y una tercera que la relaciona con la cultura. Frente a éstas, Wieviorka propone distintos tipos de sujetos violentos que surgen de distintos procesos de subjetivación: el sujeto flotante, que al no poder convertirse en actor utiliza la violencia; el híper-sujeto, que trasforma su falta de sentido en convicciones ideológicas, míticas y religiosas que implican violencia; el no-sujeto, que actúa de manera violenta sin comprender su subjetividad; el anti-sujeto, que no reconoce al otro su derecho a ser sujeto y solo se puede construir a través de la negación del otro; y el sujeto en supervivencia, que con anterioridad a toda agresividad siente amenazada su existencia y su conducta es violenta para asegurar su supervivencia. Otra de las características de la violencia es que en la actualidad es también global, y un ejemplo de ello es el terrorismo global, como recoge el autor en su segundo capítulo. Los atentados del 11S marcan un antes y un después en la forma de abordar el terrorismo, que tiene unas características que sobrepasan el nacionalismo metodológico, y que por tanto, debe ser analizado teniendo en cuenta la perspectiva global y las transformaciones que el autor va mencionando a lo largo del libro. Lo mismo sucede con el racismo, que ocupa el último capítulo. De la misma manera que los actores reclaman sus diferencias, también son discriminados a partir de esas nuevas diferencias. La cultura se convierte en el elemento articulador de este nuevo racismo, que siguiendo la lógica del autor, tienen tanto referentes locales como globales.

Nos encontramos, en definitiva, ante una sociología que pretende mostrar la centralidad de los actores sociales tanto en la producción de lo social, como en el sentido que se da a esta producción. Esta sociología se hace con los sujetos, no para ellos, por lo que deja de lado las ideologías para introducir la reflexividad en el marco de análisis. Al encontrarse esta recensión en una publicación de trabajo social, la perspectiva de análisis de Michel Wieviorka cobra una relevancia especial para los trabajadores sociales, primero porque da cuenta de la transformación de su marco referencial de análisis y de trabajo, pero sobre todo porque pone en alza uno de los principios fundamentales de esta ciencia social: la producción del conocimiento con los actores, sobre el terreno, a través de las prácticas y del sentido que los propios actores sociales les dan a éstas.

Share Comunitania:

facebook twitter

Technical Data

Title: "Neuf leçons de sociologie"
Book author: Michel Wieviorka
Review by: Antonio Álvarez Benavides
Number:
Pages: "187-190"
URL: http://www.comunitania.com/antonio-alvarez-benavides-neuf-lecons-de-sociologie/
DOI: http://dx.doi.org/10.5944/comunitania.4.9
Magazine: Comunitania, International Journal of Social Work and Social Sciences