El trabajo social ante el reto de la transformación digital. Big data y redes sociales para la investigación e intervención social

Joaquín Castillo de Mesa:
El trabajo social ante el reto de la transformación digital. Big data y redes sociales para la investigación e intervención social

Reseña realizada por: Mario Millán Franco

descargar-pdf Descargar PDF

Reseña:

El profesor Joaquín Castillo de Mesa recientemente ha publicado un libro innovador de especial valía para la disciplina, por estar diseñado por y para el Trabajo Social del Siglo XXI. En este sentido, bajo la publicación de la editorial Thomson Reuters Aranzadi, aúna de forma acertada un elevado número de aspectos de impor- tancia capital en torno a la cuestión de laTransformación Digital, posicionando al Trabajo Social como ámbito propio de conocimiento. Actualmente persisten las voces autorizadas que reclaman la necesidad de una disciplina que deposite mayores esfuerzos en la producción de su conocimiento, entendiéndose como una iniciativa singular para seguir avanzando en el adecuado posicionamiento de la profesión a todos los niveles. La obra que aquí se presenta hace suya esta necesidad, convirtiéndose en un manual de referencia especialmente útil para quienes tienen inquietudes tanto por conocer cuáles son los retos de transformación a los que se enfrenta elTrabajo Social en la Sociedad Digital; como por familiarizarse con las técnicas y potencialidades relacionadas con la tecnología e internet útiles para la disciplina.

Tal y como describe el autor del prólogo, el profesor Antonio López Peláez, el Trabajo Social siempre debe situarse en la vanguardia de la innovación, siendo evidente que incorporarse al debate sobre las necesidades de la profesión en torno a la Transformación Digital es entrar de lleno en esta cuestión (López et al. 2017). En este sentido, hacer caso omiso a las señales que cuanto menos auguran una complementariedad entre el entorno presencial y el virtual en las relaciones interpersonales, supone dar la espalda a la comprensión de las complejas realidades sociales contemporáneas.

La estructura de la obra está compuesta por once capítulos más el citado prólogo, que tienen como denominador su esfuerzo por facilitar la comprensión de su lectura partiendo de lo general hasta aterrizar en lo concreto. En el primer capítulo, el autor desarrolla una apropiada aproximación de lo que supone el advenimiento de la Sociedad de la Información y del Conocimiento, tanto en términos globales como en lo relacionado con el ejercicio de nuestra profesión. En este sentido, la obra destaca el valor del intercambio de datos en la sociedad actual, asumiendo la premisa de que la información es poder.Tras la contextualización de la temática, en el segundo y tercer capítulo, se interpela al lector a pensar en clave de redes, asumiendo que todo cuanto nos rodea está potencialmente conectado entre sí. Es en el tercer capítulo dónde se entra de lleno en las repercusiones del desarrollo de la tecnología e internet y por ende, en la conceptualización de las redes sociales virtuales como universo paralelo de socialización. A partir de la introspección, se es consciente de que, en la mayoría de los casos, nuestras relaciones interpersonales están complementadas por los entornos virtuales; haciéndose insustituibles en ciertas casuísticas como puede ser la distancia física con familiares, amigos o compañeros de trabajo. A pesar de las ventajas que permite la tecnología para la comunicación entre personas, las potencialidades de internet y los dispositivos tecnológicos van más allá. En este sentido, la creación de una gran red social virtual puede permitir a personas inmigrantes o a trabajadores sociales con un objetivo común intercambiar apoyo social; ya sea de carácter informacional, instrumental o informacional.

En el cuarto capítulo, se aborda plenamente los elementos relacionados con el conocimiento experto que nos ocupa: Big Data, Big Social Data, Thick Data y Smart Data. Tras introducir al lector en estos conceptos, describe las ventajas del análisis de estos datos de cara a la comprensión de la realidad; a la par que desarrolla una propia introspección sobre sus potenciales obstáculos. Las visiones más pesimistas sobre esta nueva manera de proceder ponen su foco de atención en las cuestiones sobre la privacidad y el respeto de las libertades civiles. En este sentido, más si cabe que nunca, nuestro Código Deontológico unido a las diversas normativas en la materia debiera constituirse como faro para discernir los criterios éticos de cara a la investigación e intervención con Social Data. En mi opinión, con el hasta ahora desconocido acceso a tal ingente información personal, hay cierto camino que recorrer; siendo necesario que los reglamentos sean cada vez más específicos y se adapten al cada vez más amplio espectro de posibilidades. El quinto capítulo se denomina “Organizaciones y profesionales digitalmente competentes”, en el se desgrana como las organizaciones son conscientes de la presente revolución tecnológica, por lo que paulatinamente están intentando adaptarse a las herramientas analíticas del Big Data. Destaca la variabilidad en el grado de adaptación de las organizaciones de los diferentes países de la Unión Europea, si bien únicamente una quinta parte de las instituciones está altamente digitalizada. De la misma forma, la inmensa mayoría de las organizaciones se han adaptado en la relación virtual con el cliente/usuario, descuidando la comunicación virtual entre trabajadores. En este sentido, se definen a las organizaciones digitalmente competentes en la relación entre sus trabajadores como propicias para el desarrollo de la comunicación, la cooperación e incluso la innovación.

Los capítulos seis y siete versan sobre la otra cara de la moneda en el tema de la competencia digital, esto es, la propia sociedad en su conjunto. Para que una organización digitalmente competente pueda aprovechar sus potencialidades es necesario que su público objetivo posea y, sobre todo, ponga en práctica de forma habitual las habilidades digitales requeridas. La sociedad española presenta niveles ligeramente inferiores en los diversos indicadores de competencia digital con respecto a la Unión Europea en su conjunto, entendiéndose la formación a sus usuarios en este tipo de habilidades una labor fundamental por parte de los interventores sociales. Si bien la edad es un factor clave para explicar la Capacitación Digital, existen otros atributos, como el género o la etnicidad, igual o más importantes. El concepto de Brecha Digital posee varias acepciones, que van desde las dificultades de acceso a las limitaciones de distinta índole en torno a su uso significativo. Esta última forma de entender el término viene asociada a la reclamación de políticas educativas o sociales que fomenten el desarrollo de habilidades digitales de nivel estratégico.

Posteriormente (capítulo VIII), se propone un interesante recorrido por las diversas políticas para la inclusión digital desarrolladas en el ámbito de la Unión Europea y español en los últimos años. Destaca la Agenda Digital Europea de 2010, cuyo objetivo es desarrollar un mercado único digital que fomente en Europa el crecimiento inteligente, sostenible e integrador. En este sentido, los diferentes países miembros han demostrado un esfuerzo diferenciado en la aplicación y cumplimiento de los indicadores de la Unión Europea. España se ha marcado cumplir los objetivos de la Agencia Digital Europea en 2020. Así, la Agenda Digital para España tiene grandes esperanzas puestas en el fomento de acciones que favorezcan la inclusión digital del conjunto de la sociedad, como medida efectiva para aumentar la empleabilidad de los ciudadanos. En mi opinión, todavía hay mucho camino que recorrer de cara a una transformación digital efectiva, siendo responsabilidad de todos, según nuestro margen de actuación, fomentar la aceleración de dicho proceso. En el capítulo nueve, se presenta al propio Trabajo Social ante laTransformación Digital. Al respecto de esta cuestión, el autor señala que el Trabajo Social y los Servicios Sociales se mantienen al margen de las indicaciones de la Agenda Digital que promueven la accesibilidad, alfabetización y empleabilidad digital de los colectivos desfavorecidos.Tal y como señala, para que se produzca unaTransformación Digital significativa de los servicios sociales nuestra profesión tiene que asumir nuevos retos. De la misma forma, el modelo burocrático imperante a día de hoy surgió en el contexto de la Sociedad Industrial, donde la mayoría de los trabajadores no estaban cualificados y actuaban con instrucciones y rutinas. ¿Podemos pensar que si continuamos con este modelo mecánico y desfasado con respecto a la sociedad actual los trabajadores sociales podrán ser sustituidos por Inteligencia Artificial? ¿En la sociedad actual tiene sentido dedicar tal cantidad del tiempo a la burocracia generada por el propio sistema? Ante estos interrogantes, plantea una alternativa acuñada como Modelo Relacional de Bienestar Social. Este modelo propone abandonar las prácticas burocráticas, para retomar la esencia y principios del Trabajo Social, situando a las personas y sus relaciones como elementos claves para construir soluciones alternativas y más sostenibles. Desde mi punto vista, esta mirada comunitaria del Trabajo Social, sería una potencial y eficiente alternativa tanto para mejorar la intervención con los usuarios como para disminuir la cronificación de los Servicios Sociales.

La última parte de la obra (capítulos X y XI), se reservan para presentar los diversos modelos para la investigación y la intervención social en la Era Digital. En el primero de los dos capítulos se hace un completo recorrido por los diversos modelos teóricos para la investigación en los entornos online de Capital Social, la identificación de influencers o la detección de comunidades y redes. Es destacable la claridad con la que describe cada uno de los modelos, siendo incluso asequible para un público prácticamente sin conocimientos previos en la materia. El amplio último capítulo lo reserva para la parte más práctica del libro. De esta forma, ejemplifica a través de un modelo de experimentación digital cómo es posible usar las técnicas y metodologías de investigación en el Big Social Data en Trabajo Social. Nuevamente es significativa su delicadeza explicativa a la hora de presentar su propuesta, finalizando con la propia descripción de los resultados de la investigación.

En definitiva, esta obra puede entenderse como una opción muy interesante para aquellos profesionales o estudiantes de Trabajo Social que son conscientes de las repercusiones y potencialidades de la Transformación Digital en nuestra disciplina. Su carácter innovador y su agradable lectura facilitan ponerse al día en probablemente el mayor reto al que se enfrenta el Trabajo Social del siglo XXI.

Difunde Comunitania:

facebook twitter

Ficha Técnica

Título: "El trabajo social ante el reto de la transformación digital. Big data y redes sociales para la investigación e intervención social"
Autor libro: Joaquín Castillo de Mesa
Reseña por: Mario Millán Franco
Número:
Páginas: "281-284"
URL: http://www.comunitania.com/mario-millan-franco-el-trabajo-social-ante-el-reto-de-la-transformacion-digital-big-data-y-redes-sociales-para-la-investigacion-e-intervencion-social/
DOI: http://dx.doi.org/10.5944/comunitania.15.17
Revista: Comunitania, Revista Internacional de Trabajo Social y Ciencias Sociales